Cae un mito: los franceses tienen cada vez menos sexo

Una encuesta muestra que los franceses tienen cada vez menos relaciones sexuales, sobre todo los jóvenes de entre 18 a 24 años. Se trata de un descenso sin precedentes.

FEB 9, 2024 - 10:23
FEB 9, 2024 - 10:26
 0
Cae un mito: los franceses tienen cada vez menos sexo

Una encuesta del Instituto de Estudios de Opinión y Marketing en Francia (Ifop) muestra que los franceses, y los jóvenes en particular, han tenido menos relaciones sexuales que en cualquier otro momento de los últimos 50 años. El 76 % de los casi 2.000 entrevistados, aseguran no haber tenido una relación sexual en 2023.

Otro resultado es que uno de cada cuatro jóvenes de entre 18 y 24 años, admite no haber mantenido relaciones sexuales durante el año pasado. Esta cifra es cinco veces superior a la de hace cinco años. 

Aunque es evidente que esta noticia no es buena para la campaña de "rearme demográfico" lanzada por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ¿cómo se puede explicar un fenómeno así y qué dice sobre los cambios en la sociedad francesa? François Kraus, director de la unidad de género, sexualidad y salud sexual de Ifop, el instituto que realizó el sondeo, analiza el resultado al micrófono de Jean-Baptiste Marot de RFI. 

En primer lugar, las conclusiones. François Kraus, su encuesta muestra no sólo un descenso en la frecuencia de las relaciones sexuales de los franceses y francesas, sino también un descenso en la intensidad de la actividad sexual si hacemos el amor con menos frecuencia. ¿Puede darnos algunas cifras reveladoras? 

Hay varias formas de medir la actividad sexual en Francia. Pero la primera es: ¿ha tenido al menos una relación sexual en el año? En este caso, la tasa se sitúa en torno al 75%. Era de alrededor del 90% en 2006, durante la última gran encuesta sobre sexualidad realizada en 2006. 

También en términos de intensidad, porque un año es bastante tiempo. También se ha producido un descenso en la proporción de personas que mantienen relaciones sexuales al menos una vez a la semana. Ha bajado al 43% desde los quince puntos más altos de 2009. Así que está claro que el fenómeno de la disminución de la actividad sexual que estamos viendo en los Estados Unidos, el Reino Unido, Alemania y otros países occidentales también está afectando a Francia, por una variedad de razones, incluyendo los cambios tecnológicos, sociales y culturales, en particular el uso de pantallas. 

Esta tendencia afecta también a una población particular, la de los jóvenes. ¿Es sorprendente o no? 

Básicamente, son los jóvenes. Las hormonas y los ciclos vitales influyen en ellos, y son los que tienen más necesidades sexuales. Nos damos cuenta de que, sin duda, es la población más expuesta a las pantallas, ya sean smartphones, televisión, videojuegos en el sentido más amplio, o redes sociales. Y luego también hay una evolución cultural post-Metoo en la relación entre género, consentimiento y el hecho de asumir una asexualidad, a diferencia de generaciones anteriores que, post años 60 u 80 o 90, estaban mucho más sexualizadas,  en sus relaciones, en su vida cotidiana. 

Hoy en día, ¿las pantallas son las culpables principales de que los franceses tengan menos sexo? 

En realidad es multifactorial. No se puede decir que haya una sola causa, también hay efectos psicológicos. También lo hemos visto durante el encierro, también hay efectos hormonales, la contaminación y el medio ambiente juegan un papel, pero también hay efectos culturales que hacen que hoy en día haya una revolución en la relación con el consentimiento, una cierta deconstrucción del concepto de deber conyugal que hace que, hoy en día, las mujeres en particular se obliguen mucho menos a hacer el amor para complacer a su pareja. Pero la principal innovación tecnológica, las pantallas, que desempeñan hoy un papel central en la vida de las personas, ya sea en el trabajo o en su vida privada, plantea un problema porque canibalizan un tiempo precioso en pareja. Puede ser mientras vemos series en una plataforma o mirando las redes sociales,  y todo eso, obviamente altera las oportunidades de tener relaciones sexuales. 

Y también decimos, François Kraus, que esto puede reflejar una nueva concepción de la pareja. Todo lo que usted nos dice, ¿qué indica sobre los cambios en la sexualidad más allá de la sociedad francesa? ¿Refleja cambios en los valores? 

Es un poco a contracorriente de los años 80 y 90, muy sexualizados, como recordará, en la publicidad, el cine y la cultura en el sentido más amplio, y cómo todas las nuevas generaciones, la nueva busca una ruptura con la anterior. Y para los jóvenes que han sido alimentados con porno desde muy pequeños, el sexo es relativamente fácil, gracias a las apps y demás. Así que están alternativas como la pornografía, los juguetes sexuales que son extremadamente eficaces. Y luego está la posibilidad de satisfacer el ego a través de las redes sociales y la sociabilidad en el sentido más amplio. Nos damos cuenta el sexo en sentido estricto está mucho menos valorado. Tener una vida sexual intensa y agitada está mucho menos valorada socialmente en estas nuevas generaciones. 

¿Cuál es tu reacción?

like

dislike

love

funny

angry

sad

wow

Joaquín Mba Eneme MÁSTER EN PERIODISMO DIGITAL. Presentación de noticias y análisis sobre la política global, búsqueda y gestión de fuentes informativas, cobertura de diversos eventos y ruedas de prensa.